Información sobre una hipoteca inversa

91 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Si tiene 62 años y quieres dinero para pagar tu hipoteca y complementar tus ingresos puedes considerar una hipoteca inversa. Te permite …

Errores de inversión comunes que evitar

85 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Todos vamos a tener nuestras ganancias y pérdidas, especialmente cuando se trata de invertir. Pero algunos de los errores que puedes cometer …

Comienza a crear buen historial de crédito

82 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Te enseñamos a cómo crear un crédito como estudiante revisando consejos, trampas y más cosas que te ayudarán a hacerlo fácil. Es …

Si eres estudiante evita las deudas
0 Comments
82 / 100

Aquí te dejamos algunos consejos si eres estudiante y quieres evitar las deudas de las tarjetas de crédito al pagar tu cuota.

Para muchos estudiantes que viven solos en la universidad, las tarjetas de crédito se han convertido en una forma de vida.

Tener una tarjeta de crédito es una idea excelente. Solo hay que saber gestionar el crédito y las deudas con prudencia. Tienes que saber que, si mantienes un saldo o haces pagos mínimos, se te cobrarán intereses además de los costos de los bienes o servicios que hayas comprado.

Entonces, ¿Qué pueden hacer los jóvenes que van a la universidad para desarrollar hábitos monetarios adecuados y evitar un endeudamiento excesivo con las tarjetas de crédito?

Persona revisando deudas

Si eres estudiante evita las deudas

Aquí 3 consejos que se deben y no se deben hacer con las tarjetas de crédito:

  1. Considera ser un usuario autorizado de la tarjeta de tus padres

Aunque las leyes federales restringen ahora la comercialización de tarjetas de crédito en los campus, los estudiantes pueden seguir siendo inundados por ofertas de bancos y compañías de tarjetas de crédito.

Para muchos estudiantes, es tentador contratar la primera oferta de tarjeta de crédito que aparece, o incluso varias tarjetas, para cubrir los gastos personales y educativos en caso de apuro.

Pero para los adolescentes y los jóvenes adultos que no saben hacer un presupuesto adecuado, o los que nunca han manejado una tarjeta de crédito por sí mismos, puede ser mejor empezar como usuario autorizado en la tarjeta de crédito de los padres.

Esto permitirá a los padres controlar los gastos del estudiante y hacerle responsable de cualquier compra realizada con esa tarjeta.

  1. Revisa los pros y los contras de ser estudiante y utilizar una tarjeta

Si eres padre y no quieres que tu hijo esté vinculado a tus cuentas de crédito, o te preocupan sus habilidades para administrar el dinero, sugiérele que obtenga una tarjeta de débito que pueda utilizar para pagar sus facturas.

Es una buena forma de ayudar a los estudiantes a gestionar su dinero de forma eficaz sin preocuparse por las molestias que supone extender cheques para las compras cotidianas.

Mujer mostrando su tarjeta

Aun así, los estudiantes deben llevar un control del uso de sus tarjetas de débito, ya sea llevando un registro del uso de la tarjeta o revisando regularmente sus extractos en línea.

Los usuarios de tarjetas de débito también pueden configurar alertas por correo electrónico para que les avisen cuando se les acabe el saldo.

Esta es una idea inteligente, porque no querrás utilizar la tarjeta cuando no haya suficiente dinero en la cuenta para cubrir tus gastos.

Si lo haces, puedes recibir comisiones por sobregiro u otros cargos bancarios.

  1. Considera las ventajas de las tarjetas garantizadas

Si eres un estudiante universitario y quieres establecer un historial crediticio durante tus años de universidad, una forma de lograr este objetivo es solicitar una tarjeta de crédito garantizada.

Puedes gestionar esa cuenta por tu cuenta o ser titular de una cuenta conjunta con uno de tus padres.

Al igual que las tarjetas de crédito tradicionales no garantizadas, las tarjetas de crédito garantizadas ayudan a las personas a construir su crédito informando sobre su historial de pagos a las agencias de crédito.

Hombre revisando su tarjeta

Pero las tarjetas garantizadas se diferencian de las tarjetas normales no garantizadas en un aspecto importante. Las tarjetas garantizadas requieren un depósito de seguridad, que luego se convierte en la línea de crédito.

Por ejemplo, si tú deposita 5000 pesos en un banco, éste puede proporcionarte a ti (o a tu hijo) una tarjeta garantizada con un límite de crédito de 5000 pesos. Los padres que sean cousuarios de la tarjeta garantizada de su hijo tendrán acceso a esa cuenta, pero podrán optar por no utilizarla.

En definitiva, esperamos que estos consejos te sirvan para que puedas evitar en todo momento las deudas para no arruinar tu informe crediticio.