David's Bridal se declara en quiebra
0 Comments
63 / 100 SEO Score

David’s Bridal dio a muchas novias un gran susto al anunciarse que la compañía se había declarado en quiebra.

El principal minorista de vestidos de novia confirmó que ha solicitado una reorganización bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos hoy, y dejó a muchas novias preguntándose: ¿Qué pasará con mi vestido largo que con tanto tiempo elegí?

La presentación es parte de un acuerdo de apoyo de reestructuración (“RSA”) que reducirá la deuda de la marca en más de $ 400 millones, según un comunicado de prensa de la marca. También ayudará a la compañía a reestructurar significativamente sus finanzas y respaldará los objetivos de crecimiento a largo plazo.

La marca espera que la presentación del Capítulo 11 les permita quedarse por muchos años, pero mientras tanto, los clientes actuales pueden estar seguros de que sus vestidos serán entregados conforme a lo estipulado.

“Durante más de 60 años, David’s ha entregado hermosos vestidos y accesorios de alta calidad para las ocasiones más especiales de nuestros clientes, y las acciones que estamos tomando nos permitirán construir sobre esa tradición”, dijo Scott Key, director ejecutivo de David’s Bridal, en un comunicado enviado a TODAY Style.

 “Nuestro equipo está enfocado en brindar a las novias y sus familias el servicio de cinco estrellas y la experiencia que se merecen y que esperan de nosotros”.

bridal en bancarrota

Lo que David’s Bridal hará para garantizar su producción

Para ayudarlos en el camino, David’s Bridal ha asegurado $ 60 millones en nueva financiación de sus prestamistas de préstamos a plazo actual. La compañía también ha presentado varias mociones para garantizar que las operaciones (salarios y beneficios de los empleados, pedidos de clientes, etc.) reciban apoyo durante la reestructuración.

Esta medida ha ayudado a muchas empresas a volver al mercado con mucho más éxito.

¡Parece que puedes mantener vivos esos sueños de un vestido de novia de David por ahora, damas!